Ortega & García defiende y asesora a los afectados por participaciones preferentes

 
El despacho, especialista en derecho bancario y de mercado financiero, con presencia en Madrid y Valencia, pone a disposición de los suscriptores de Participaciones preferentes un servicio especializado de asesoramiento y representación jurídica dirigido a empresas y particulares.
Las entidades financieras de este país vendieron estos productos como si fueran depósitos rescatables en cualquier momento, cuando en realidad son productos sin vencimiento y, por tanto, con un elevado riesgo de iliquidez y de variación de precio.
Ante esta situación, Ortega & García, con amplia experiencia en procedimientos judiciales contra la mala práctica bancaria, reclama a los juzgados y tribunales de este país la nulidad de los contratos suscritos y la restitución de las cuantiosas pérdidas sufridas por los inversores a causa de la incorrecta comercialización de estos productos por parte de las entidades financieras, en los casos en que hayan incumplido sus deberes de transparencia e información durante el proceso de contratación, omitiendo la normativa aplicable a las entidades que operan en el mercado de valores.
Desde Ortega & García asesoramos y defendemos a los afectados como despacho profesional, especializado e independiente, características propias que diferencian nuestra firma en la multitud de procedimientos judiciales que a lo largo de estos años hemos llevado a cabo en defensa de una correcta actuación en la comercialización de los productos bancarios y financieros.
En cuanto a nuestros, HONORARIOS obtenemos un porcentaje solamente en caso de recuperar la inversión, de ahí que hagamos un estudio personalizado de su caso que sólo defenderemos en caso de alta viabilidad.



Qué son las participaciones preferentes?

 
“La participaciones preferentes son valores emitidos por una sociedad que no confieren participación en su capital ni derecho de voto. Tienen carácter perpetuo y su rentabilidad, generalmente de carácter variable, no está garantizada, Se trata de un instrumento complejo y de riesgo elevado que puede generar rentabilidad, pero también pérdidas en el capital invertido"
De ahí que su comercialización sea apta para empresas y expertos inversores, pero no para minoristas con perfil ahorrador , colectivo especialmente protegido sobre el que sólo cabrá la colocación de dichos productos, de haberse cumplido las máximas garantías de información a nivel precontractual.

 

Las sentencias favorables a los afectados se han basado en los siguientes argumentos:

1.-Falta de información esencial de los riesgos del producto.

2.-Deficiente o incompleta información facilitada por la entidad financiera, lo que ha de considerarse como ocultación dolosa determinante de un error invalidante del consentimiento, puesto que afecta a elementos esenciales del objeto del contrato.

3.-Exceso de confianza por parte del afectado ante el ofrecimiento por parte del empleado de banca del producto alto riesgo

4.-Ocultación de datos esenciales informativos de los productos.

5.-Falta de información veraz y clara del producto, incurriendo en negligencia por parte del banco en su labor de asesoramiento.

6.-Omisión de información suministrada respecto a la advertencia que se podía perder la inversión.

7.-Importancia del perfil inversor: La mayoría de los afectados por las participaciones preferentes son clientes minoristas, que aunque tengan ciertos conocimientos financieros, no es suficiente para concluir que tuvieron acceso a una información tan compleja como las preferentes.

Economía
Bankia devolverá 27.000 euros por dar información incorrecta a unos jubilados
La pareja adquirió 27 títulos de obligaciones subordinadas en el año 2002.

El juzgado de Primera Instancia número 1 de Valencia ha condenado a Bankia a devolver 27.000 euros a un matrimonio --el hombre, jubilado y la mujer, ama de casa-- que canjeó obligaciones subordinadas por acciones tras recibir una información "incorrecta" por parte de empleados de la entidad.

Así consta en la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, en la que se estima la demanda formulada por el matrimonio --representado por Juan José Ortega, de Ortega&García Abogados-- contra Bankia, y se declara la nulidad del contrato de depósito o administración de valores y sucesivas órdenes de compra de subordinadas.

El matrimonio adquirió en el año 2002 un total de 27 títulos de obligaciones subordinadas por importe de 27.000 euros. Durante toda su vida y en sus últimos años de vinculación con la entidad financiera, la pareja siempre había invertido su dinero en depósitos garantizados al 100 por cien debido a su perfil de clientes ahorradores, sin experiencia financiera.

El director de la oficina les ofreció luego suscribir un producto carente de riesgos sin recibir ningún tipo de información de la inversión y los riesgos que conllevaba, así como sin la entrega de documentación detallada de la misma, según consta en la resolución judicial.

El matrimonio prestó su consentimiento de forma "viciada", es decir, se produjo un error en el consentimiento motivado por una información "insuficiente" en todo caso, alegó el abogado demandante. En marzo de 2012, accedieron a efectuar el canje propuesto por Bankia, al ser informados de que de otra forma perderían todo lo invertido.

Tras estudiar los hechos, el magistrado estima que ha quedado "suficientemente" acreditado que se trata de personas mayores de edad, sin conocimientos financieros, a los que Bankia les ofreció el canje de acciones como medio de recuperar su dinero, con una información "incorrecta".

Quiebra

Al respecto, el juez entiende que es un hecho "notorio" y "público" que las acciones que se ofrecieron correspondían a una entidad solvente financieramente hablando, "cuando al poco tiempo se demostró que estaba en una situación técnica de quiebra que ha requerido el rescate con más de 20.000 millones, y de ahí que en la actualidad carezcan prácticamente de valor las acciones".

Así, considera que de la prueba practicada se deduce que no se trataba de un producto que respondiese a las peticiones del cliente y, por tanto, cree que si éste lo firmó, "ha de deducirse que ello fue debido a que no fue correctamente informado de su contenido", agrega.

Al respecto, apostilla que es "muy fácil" captar al cliente si se les dice que el producto va a proporcionarle un interés superior a un plazo fijo y no se les explica todos los riesgos que el producto conllevaba, "y más cuando ni siquiera se preocupan por saber cuál es el grado de conocimientos que pueden tener en materia financiera, que en el presente caso no consta que tuvieran", dice.

Saber más sobre..
- See more at: http://www.diariocriticocv.com/economia/bankia/subordinadas/428435#sthash.EIWX5AnV.dpuf
Economía
Bankia devolverá 27.000 euros por dar información incorrecta a unos jubilados
La pareja adquirió 27 títulos de obligaciones subordinadas en el año 2002.

El juzgado de Primera Instancia número 1 de Valencia ha condenado a Bankia a devolver 27.000 euros a un matrimonio --el hombre, jubilado y la mujer, ama de casa-- que canjeó obligaciones subordinadas por acciones tras recibir una información "incorrecta" por parte de empleados de la entidad.

Así consta en la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, en la que se estima la demanda formulada por el matrimonio --representado por Juan José Ortega, de Ortega&García Abogados-- contra Bankia, y se declara la nulidad del contrato de depósito o administración de valores y sucesivas órdenes de compra de subordinadas.

El matrimonio adquirió en el año 2002 un total de 27 títulos de obligaciones subordinadas por importe de 27.000 euros. Durante toda su vida y en sus últimos años de vinculación con la entidad financiera, la pareja siempre había invertido su dinero en depósitos garantizados al 100 por cien debido a su perfil de clientes ahorradores, sin experiencia financiera.

El director de la oficina les ofreció luego suscribir un producto carente de riesgos sin recibir ningún tipo de información de la inversión y los riesgos que conllevaba, así como sin la entrega de documentación detallada de la misma, según consta en la resolución judicial.

El matrimonio prestó su consentimiento de forma "viciada", es decir, se produjo un error en el consentimiento motivado por una información "insuficiente" en todo caso, alegó el abogado demandante. En marzo de 2012, accedieron a efectuar el canje propuesto por Bankia, al ser informados de que de otra forma perderían todo lo invertido.

Tras estudiar los hechos, el magistrado estima que ha quedado "suficientemente" acreditado que se trata de personas mayores de edad, sin conocimientos financieros, a los que Bankia les ofreció el canje de acciones como medio de recuperar su dinero, con una información "incorrecta".

Quiebra

Al respecto, el juez entiende que es un hecho "notorio" y "público" que las acciones que se ofrecieron correspondían a una entidad solvente financieramente hablando, "cuando al poco tiempo se demostró que estaba en una situación técnica de quiebra que ha requerido el rescate con más de 20.000 millones, y de ahí que en la actualidad carezcan prácticamente de valor las acciones".

Así, considera que de la prueba practicada se deduce que no se trataba de un producto que respondiese a las peticiones del cliente y, por tanto, cree que si éste lo firmó, "ha de deducirse que ello fue debido a que no fue correctamente informado de su contenido", agrega.

Al respecto, apostilla que es "muy fácil" captar al cliente si se les dice que el producto va a proporcionarle un interés superior a un plazo fijo y no se les explica todos los riesgos que el producto conllevaba, "y más cuando ni siquiera se preocupan por saber cuál es el grado de conocimientos que pueden tener en materia financiera, que en el presente caso no consta que tuvieran", dice.

Saber más sobre..
- See more at: http://www.diariocriticocv.com/economia/bankia/subordinadas/428435#sthash.EIWX5AnV.dpuf
Economía
Bankia devolverá 27.000 euros por dar información incorrecta a unos jubilados
La pareja adquirió 27 títulos de obligaciones subordinadas en el año 2002.

El juzgado de Primera Instancia número 1 de Valencia ha condenado a Bankia a devolver 27.000 euros a un matrimonio --el hombre, jubilado y la mujer, ama de casa-- que canjeó obligaciones subordinadas por acciones tras recibir una información "incorrecta" por parte de empleados de la entidad.

Así consta en la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, en la que se estima la demanda formulada por el matrimonio --representado por Juan José Ortega, de Ortega&García Abogados-- contra Bankia, y se declara la nulidad del contrato de depósito o administración de valores y sucesivas órdenes de compra de subordinadas.

El matrimonio adquirió en el año 2002 un total de 27 títulos de obligaciones subordinadas por importe de 27.000 euros. Durante toda su vida y en sus últimos años de vinculación con la entidad financiera, la pareja siempre había invertido su dinero en depósitos garantizados al 100 por cien debido a su perfil de clientes ahorradores, sin experiencia financiera.

El director de la oficina les ofreció luego suscribir un producto carente de riesgos sin recibir ningún tipo de información de la inversión y los riesgos que conllevaba, así como sin la entrega de documentación detallada de la misma, según consta en la resolución judicial.

El matrimonio prestó su consentimiento de forma "viciada", es decir, se produjo un error en el consentimiento motivado por una información "insuficiente" en todo caso, alegó el abogado demandante. En marzo de 2012, accedieron a efectuar el canje propuesto por Bankia, al ser informados de que de otra forma perderían todo lo invertido.

Tras estudiar los hechos, el magistrado estima que ha quedado "suficientemente" acreditado que se trata de personas mayores de edad, sin conocimientos financieros, a los que Bankia les ofreció el canje de acciones como medio de recuperar su dinero, con una información "incorrecta".

Quiebra

Al respecto, el juez entiende que es un hecho "notorio" y "público" que las acciones que se ofrecieron correspondían a una entidad solvente financieramente hablando, "cuando al poco tiempo se demostró que estaba en una situación técnica de quiebra que ha requerido el rescate con más de 20.000 millones, y de ahí que en la actualidad carezcan prácticamente de valor las acciones".

Así, considera que de la prueba practicada se deduce que no se trataba de un producto que respondiese a las peticiones del cliente y, por tanto, cree que si éste lo firmó, "ha de deducirse que ello fue debido a que no fue correctamente informado de su contenido", agrega.

Al respecto, apostilla que es "muy fácil" captar al cliente si se les dice que el producto va a proporcionarle un interés superior a un plazo fijo y no se les explica todos los riesgos que el producto conllevaba, "y más cuando ni siquiera se preocupan por saber cuál es el grado de conocimientos que pueden tener en materia financiera, que en el presente caso no consta que tuvieran", dice.

Saber más sobre..
- See more at: http://www.diariocriticocv.com/economia/bankia/subordinadas/428435#sthash.EIWX5AnV.dpuf

 

 

El banco pierde la mayoría de los pleitos

 

Bankia recomienda a sus clientes con subordinadas que vendan y retiren la demanda

Argumento: que aprovechen la subida de la acción para recuperar su inversión

Numerosos afectados por las emisiones de deuda subordinada de Bankia están recibiendo la recomendación de que vendan sus acciones y retiren la demanda. La carrera alcista de los títulos de la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri está sirviendo de base de para esta sugerencia.

Edificio de Bankia en Plaza de Castilla. Edificio de Bankia en Plaza de Castilla.

 

En efecto, las acciones de Bankia cerraron el viernes a 1,569 euros, lo que significa que ya estaría ligeramente por encima del precio que les canjearon sus subordinadas más la quita del 10% que les hicieron a estos inversores exigida por Bruselas como parte de los acuerdos para el rescate de parte de la banca española.

Esto ha motivado que numerosos afectados por este producto estén recibiendo en sus oficinas de Bankia la sugerencia y la recomendación de que “aprovechen la subida de la acción para vender y retirar la demanda”.

Bankia ha perdido la mayoría de las demandas que han presentado los afectados por las subordinadas y las preferentes. “Más del 90% de las sentencias están siendo a favor de los inversores. Sólo hay un mínimo porcentaje que se pierde y es de gente que sí tenía estudios o son más jóvenes y el juez decide que no fueron engañados”, explica Víctor Ortiz, abogado de la Plataforma de Afectados por Participaciones Preferentes y Subordinadas.

Además de las numerosas sentencias perdidas, con el daño a su imagen que produce cada vez que hay una resolución en su contra, Bankia está siendo obligada a pagar un 4% de intereses a los inversores que ganan sus pleitos. “Además de las costas del pleito”, apostilla Ortíz.

Ahora bien, ¿es realmente el momento de vender? Para Víctor Ortíz, sí. “Nosotros les estamos recomendando a nuestros clientes que vendan”, asegura. “La acción está por encima de lo que valen y ya no perderían dinero”, explica.

En contra

Sin embargo, para Miguel Durán, abogado que representa a unos 1.000 afectados por estos productos, no es el momento de vender. “Cuidado porque estamos ante un segundo engaño por parte de las entidades bancarias. Hasta que la acción no llegue a 1,80 euros el cliente sigue perdiendo dinero y nosotros les estamos recomendando que no vendan”, asegura.

“La razón es que si venden antes no van a recuperar lo invertido por varios motivos. Si venden ahora, cuando hagan la declaración de la renta el año próximo les van a quitar un porcentaje en función de su tipo marginal. Ese dinero no será como si lo recuperan por la acción judicial, sino que es una venta de acciones cuyas plusvalías tributan, como cualquier operación de venta de acciones, a Hacienda”, explica.

“Además, al ser una venta de acciones lleva su comisión, que se embolsa el banco. Y si retiran la demanda unilateralmente y el escrito no está bien planteado, Bankia les puede exigir que paguen las costes del pleito al ser un desistimiento unilateral”, argumenta.

Por lo tanto, Durán recomienda esperar a que la acción esté más alta, que llegue a 1,80 euros. Para el caso de los afectados por las preferentes, que sufrieron una quita mayor en el valor de sus inversiones por la exigencia de Bruselas para el rescate, el precio mínimo que tiene que alcanzar el título de Bankia para que vender sea rentable es de 3,10 euros.

Qué es el MiFid?

 

 

 Las Participaciones Preferentes son consideradas un producto bancario de alto riesgo para los consumidores y en especial los que reunen la condición de minoristas, de ahí que esté grupo esté especialmente protegido. Esa protección y necesidad de información halla su máxima expresión en la normativa que se conoce como MIFID, contenida en la Directiva 2004/39/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de abril, relativa a los mercados de instrumentos financieros, adaptada a la legislación española por la ya citada Ley 47/07, que modificó la Ley del Mercado de Valores y por el RD 217/08 que obliga a la entidad financiera a acreditar que con anterioridad la firma del contrato el cliente fue documentado suficientemente sobre las características del producto que contrata, riesgo del mismo que debe ser adecuado a perfil y experiencia del cliente, partiendo de la distinción entre el inversor minorista o profesional. Por último, frente a la actual crisis económica de alcance global, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha emitido el 7/5/09 unas condiciones de comercialización de instrumentos financieros de mercados de valores donde se efectúa una serie de consideraciones sobre buenas prácticas encaminadas a asegurar las consecuencias de la normativa MIFID. 
 
 El derecho a la información en el sistema bancario y la tutela de la transparencia bancaria es básica para el funcionamiento del mercado de servicios bancarios y su finalidad es lograr la eficiencia del sistema bancario, así como tutelar a los sujetos que intervienen en él, principalmente a través del sistema de información precontractual en la fase previa a la conclusión del mercado. El ámbito normativo tiene un claro carácter protector para el inversor, y muy especialmente trata de determinar los parámetros de información exigible y debida por parte de las entidades que intervienen en los mercados de valores.  Debe tenerse en cuenta que la diligencia en el asesoramiento en este tipo de contratos no es la genérica de un buen padre de familia, sino la específica del ordenado empresario y representante leal en defensa de los intereses de sus clientes.



 

El arbitraje de Bankia es una ficción

Publicado el deRDMF| Dejar un comentario

Fernando Zunzunegui  PDF

El arbitraje para el contencioso que enfrenta a Bankia con sus clientes titulares de participaciones preferentes es un arbitraje ficticio. No hay arbitraje aceptado de común acuerdo por las partes, sino un procedimiento diseñado por Bankia para filtrar a aquellos clientes que desde el punto de vista reputacional y de cálculos económicos considera más adecuado indemnizarles. Su objetivo es reembolsar parte de las pérdidas al mayor número de clientes al menor coste posible. Es una solución que cuenta con la sorprendente colaboración de los supervisores financieros y de las autoridades de consumo.

Las voces más autorizadas han venido solicitando un arbitraje universal para el conflicto surgido de la colocación indiscriminada de las participaciones preferentes entre la clientela minorista. El Defensor del Pueblo es partidario “de incluir a todos los afectados por la comercialización de preferentes de las entidades intervenidas en el procedimiento arbitral. De no aceptarse dicha recomendación, hay que tener presente, al momento de contratar al órgano o empresa encargada de la selección, la importancia de su independencia y que no haya tenido relaciones previas con una de las partes, con objeto de que sus decisiones gocen de una aparente y efectiva imparcialidad.”

Sin embargo, Bankia ha optado por un arbitraje filtrado por KPMG entidad que ha venido prestando servicios como abogado defendiendo al banco frente a los mismos clientes que ahora pueden optar por solicitar el arbitraje.


El procedimiento diseñado por Bankia comienza con una solicitud de admisión al procedimiento arbitral según modelo predispuesto por el banco que debe ser completado y entregado en la sucursal. Recibida la solicitud, la sucursal la traslada a KPMG para que filtre que clientes pueden ir al arbitraje. Está previsto que lo haga aplicando los criterios a medida aprobados por la Comisión de seguimiento integrada por los supervisores financieros, las autoridades económicas y las de consumo. Si el cliente es elegido para poder ir al arbitraje, KPMG requiere al cliente para que “ratifique” el convenio arbitral en el que se fija la cuantía máxima que al árbitro puede reconocer. Tras la ratificación se consuma una transacción. El cliente consiente en parte con lo que no cree justo, a fin de acabar con la diferencia. Desde ese momento deja de haber conflicto y no hay razón para el arbitraje. Si continua el arbitraje es únicamente para dar legitimidad a todo el proceso y probablemente para crear una excusa que permita al Eurogrupo pagar la factura. Pero para el cliente carece de sentido continuar con el arbitraje, pues no puede obtener más de lo que el banco le haya ofrecido en el momento de la ratificación, y asume el riesgo de que el árbitro le conceda en el laudo menos de lo ofrecido por el banco.

Es un arbitraje que según ha quedado configurado en las condiciones generales predispuestas por Bankia carece de causa ya que cuando se inicia no hay conflicto que resolver.

Indefensión

El modelo de solicitud de admisión al arbitraje incluye condiciones generales predispuestas por Bankia que crean un verdadero procedimiento administrativo, pero sin la imparcialidad de la Administración y sin los recursos que tutelan al administrado. En dicho modelo se requiere al cliente entre otros documentos la aportación de “copia de cualquier documentación proporcionada por el Banco en la que conste información del producto (folleto, tríptico, presentaciones, correos electrónicos, etc…)”, incluida “copia de la aceptación expresa de los riesgos asociados a los títulos firmada por el cliente”. Estos documentos se entregan, según consta en el citado modelo, como “documentación probatoria”. De este modo Bankia recopila una documentación difícil de obtener que puede ser determinante para desestimar la demanda judicial que rechazado el arbitraje pudiera interponer el cliente.

Por ejemplo, supongamos que después de adquirir el producto en una visita a la sucursal, uno de los empleados de Bankia entrega al cliente el tríptico de la emisión y que al solicitar la admisión al procedimiento de arbitraje, siguiendo las instrucciones del modelo de solicitud, el cliente entrega el tríptico como información recibida del banco. En estos casos se crea el riesgo de que en una demanda judicial el banco conteste aportando el tríptico como documento que estaba en poder del cliente lo cual acredita que fue correctamente informado. En ese caso correspondería al cliente probar en el procedimiento judicial que el tríptico lo recibió en un momento posterior a la contratación, prueba que puede llegar a ser diabólica.

De tal modo que los clientes que soliciten su admisión al procedimiento de arbitraje, suministrando toda la información requerida por el banco y vean rechazada su solicitud, se encontrarán en una situación de indefensión, pues habrán proporcionado a su contrario documentos que pueden ser determinantes para la desestimación de la demanda.

Bankia habrá conseguido dos objetivos, gestionar a su antojo las indemnizaciones, de un lado, y blindarse frente a futuras demandas al haber recopilado de contrario toda la documentación necesaria para defenderse en los Tribunales, de otro.

 

SE ENCAMINA HACIA EL 0,01 EUROS/ACCIÓN

Bankia: ¿qué hacer con las preferentes y las acciones?

Laura de la Quintana, Redacción de Estrategias de Inversión
26/03/2013 - 07:00 [1] comentario
Titulaba Carlos Doblado un artículo aludiendo a que “los osos” no encuentran acogida en Wall Street y es que parece que todo el cariño se lo está proporcionando ya Bankia. Una vez más la entidad 'intervenida' por el Estado, rescatada y máxima expresión de cómo se utiliza la Bolsa en ocasiones para cotizar la 'Marca España' es la protagonista del parqué madrileño. Caldo siempre de malas noticias. Y de especuladores -porque lo de ayer fue una fiesta, señores-. Y nuevamente la pregunta es: ¿cuál es el futuro del pequeño accionista? 
 


Para explicar la historia reciente de Bankia, dividiremos este reportaje en dos apartados principales: de un lado, su estrategia a seguir en las próximas semanas; de otro, el futuro de los preferentistas y de los accionistas de la entidad.


Parte I. Dos ampliaciones de capital y un contrasplit
La caída del 41,4% de este lunes ha hecho que un accionista tipo que entrara en la entidad cuando esta comenzó a cotizar hace menos de dos años haya perdido un 94% de la inversión. La cuestión es que estas pérdidas serán mayores si se cumple el patrón impuesto por Bruselas que exigía un valor nominal para los títulos de Bankia de un simbólico 0,01 euros y es el precio al que los accionistas parecen estar llevando ya la entidad.

Actualmente, Bankia se encuentra en manos del Estado, vía FROB que controla BFA, en un 48%, mientras que los inversores y accionistas particulares cuentan con el 52% del capital. Pero la situación cambiará radicalmente antes del mes de mayo, fecha límite para la que la entidad haya realizado dos ampliaciones de capital y un contrasplit -filtrado por la prensa- y sin haber sido reconocido oficialmente por Bankia, al menos no a nivel público.

La primera de las ampliaciones de capital se producirá por valor de 10.700 millones de euros de la mano del FROB, o sea a través de BFA que para el caso es lo mismo, y posteriormente será el turno de los preferentistas y titulares de deuda subordinada por valor de otros 4.840 millones de euros. Tras estas dos operaciones, el porcentaje en manos de los pequeños accionistas será del 0,06% de Bankia. “Bankia será la empresa cotizada a nivel mundial con más acciones cotizadas. Va a pasar a tener 1,2 billones de acciones”, asegura Javier Flores, responsable del Servicio de Estudios y Análisis de ASINVER. Según publicaba este lunes el diario El País, la compañía europea que más cercana se encuentra en número de acciones es la también intervenida Lloyd´s con 70.000 millones de acciones en el mercado.

“Se trata de crear una apariencia”, afirma Flores. “Ser accionista de Bankia va a ser tener un título que representa la billonésima parte de una acción que no vale nada”.

La segunda ampliación de capital vendrá de la mano de los dueños de preferentes y deuda subordinada, pero claro, “¿a quién van a colocar su venta?”, se pregunta Carlos Ladero, analista de WallWood Spain, para “una entidad que vale cero”.

Y, posteriormente, llegará el contrasplit. De 100 a uno, esto es, la acción de Bankia pasará a valer 1 euro después de que cien acciones conformen una sola. “Es un robo a mano armada”, dice Ladero, pero ¿por qué?

GRÁFICO BANKIA, DIARIO (FUENTE: VISUAL CHART)



Parte II. ¿Qué hacer ahora?
“Si es accionista no sé cómo no ha salido ya de la entidad”, asegura rotundo Javier Flores. Y es que la ecuación es muy simple. La Comisión Nacional del Mercado de Valores exige un mínimo precio de cotización fijado este en 0,01 euros por título. De ahí que Bruselas haya impuesto esta cantidad también para Bankia. El problema del contrasplit y de que su precio vuelva a subir de manera artificial hasta el euro es que el recorrido a la baja estará de nuevo presente. “Va a haber un margen de cotización de caída”, comentaba Ladero.

Y es que la posibilidad de rebote, como comentaba algún analista en la jornada de ayer, despierta las carcajadas de más de un experto en análisis técnico. “Ese rebote técnico no empezará a producirse hasta que se coloque por encima del hueco realizado este lunes por encima del 0,24 y eso supone una subida de vuelta del 70%”, según Roberto Moro, analista de Apta Negocios. Hecho que no quita que Bankia se haya convertido -una vez más- en caldo de los especuladores. Basta una imagen para saberlo. (Ver cotización BANKIA)

GRÁFICO DIARIO BANKIA, LUNES 25/03/2013 (FUENTE: BLOOMBERG)


GRÁFICO COMPRADORES / VENDEDORES BANKIA, LUNES 25/03 (FUENTE: BLOOMBERG)


En principio, la frase más repetida entre los analistas consultados es que la entidad de José Ignacio Goitigolzarri es que se encuentra 'en caída libre', así que dado por válido este supuesto... qué debería usted hacer si es accionista. “A todos los que estuvieran comprados de 0,60 euros hacia abajo, les diría que vendieran”, afirma Moro. “A los que vienen comprados por encima de 1 euro, que se queden y a ver qué sucede”. Algunas voces comparan ya la situación de Bankia con el recién intervenido Laiki Bank chipriota (mal de muchos...) dado que lo sufrido por los preferentistas de Bankia podría ser el pan de mañana para nuestros conciudadanos europeos.

“El Gobierno está aplicando sobre Bankia lo que ha venido realizando la Reserva Federal con compañías como, por ejemplo, General Motors”, comenta Ladero. Esto es, esperar. “Con el tiempo y capitalizando un banco, debería funcionar. Lo normal es que el sector bancario comience a recibir financiación pública. Aunque, sin duda, es muy complicado”.

Con una mínima luz a final del túnel que serviría a aquellos que muestren su gusto por agarrarse a un clavo ardiendo -y a ver qué pasa-, a nivel de preferentistas, la opinión de los expertos es bastante más clara. “No se dejen engañar. El arbitraje no es una solución y la única vía es la jurídica”, afirman desde ASINVER. Ergo, denunciar y vender. Carlos Ladero asegura que lo más adecuado es “en el momento en el que realicen el canje, tratar de colocarlas”. ¿Por qué estar tan seguros de la caída? Pues porque “hay un 20% de los actuales preferentistas de Bankia que no están dispuestos a perder un euro más” y esa avalancha de ventas, supondrá caídas adicionales a partir del futuro euro por título al que cotizará la entidad. En resumen, si se es preferentista los expertos recomiendan deshacerse de las acciones tras el canje y si se es accionista desde julio de 2011 quizás sea mejor quedarse. 'De perdidos, al río'. 

Un informe secreto de la CNMV revela que Bankia incumplió la ley con sus preferentes

 

Un documento oficial de la Comisión Nacional del Mercado de Valores señala que la entidad financiera incumplió la ley de manera continuada al colocar preferentes a pequeños ahorradores a un precio que no correspondía ,Bancaja, Caja Madrid y luego el banco fusionado usaron mecanismos de venta opacos y beneficiando injustamente a unos clientes sobre otros, según la CNMV

 

Solo en una investigación muy parcial se desvelan pérdidas medias de 2.600 euros por persona en operaciones que afectan a decenas de miles de clientes por valor de hasta 220 millones de euros

Documento exclusivo: El informe de la CNMV sobre las preferentes

55 Comentarios

Fragmento del informe de la CNMV titulado "Informe razonado sobre el case de operaciones sobre participaciones preferentes y deuda subordinada emitidas por Bancaja y Caja Madrid, entidades integradas en Bankia (eldiario.es)

Fragmento del informe de la CNMV titulado "Informe razonado sobre el case de operaciones sobre participaciones preferentes y deuda subordinada emitidas por Bancaja y Caja Madrid, entidades integradas en Bankia (eldiario.es)

Es un informe de febrero de 2013, pero pone luz a lo que pasó con las preferentes en España entre 2008 y 2011. No se trata de una denuncia de ninguna parte afectada ni de un borrador interno: es un documento oficial y confidencial de la Comisión Nacional de Mercado de Valores (CNMV), el organismo del Estado que entre otras cosas supervisa los mercados de valores españoles. En el dossier, al que ha tenido acceso eldiario.es, hay una recopilación de operaciones bancarias, comunicaciones oficiales al más alto nivel y acusaciones directas que retratan el comportamiento con sus clientes de dos de las cajas de ahorro más importantes de España y del gran banco surgido tras su fusión. Muchos de esos clientes, ahorradores humildes, creían estar contratando una inversión de bajo riesgo a un precio justo. La Justicia ya ha dicho que eran muy arriesgadas y ahora el regulador bursátil pone el acento en que el precio estaba inflado deliberadamente.

 

La CNMV hace una inspección parcial de las operaciones entre junio de 2010 hasta noviembre de 2011. Solo tomando como ejemplo seis emisiones, se calcula que decenas de miles de clientes de Bankia perdieron entre 140 y 225 millones de euros por culpa de prácticas irregulares en la venta de participaciones preferentes de Caja Madrid, Bancaja y luego Bankia y en los que se había invertido al menos 685 millones de euros. Estas cifras son apenas la punta del iceberg, ya que los cálculos elevan hasta 5.000 millones la inversión de los minoristas en este producto financiero solo en Bankia. En el propio informe se habla de anteriores documentos de la CNMV que detectaron un "incumplimiento generalizado" de las normas ya en 2008 y 2009.

 

Las pérdidas se calculan mediante una estimación del sobreprecio que pagaron en su momento los compradores por sus participaciones preferentes. Y lo hicieron porque compraron por el dinero que fijó el banco. El organismo regulador acusa directamente a las entidades de haber manipulado los precios de las participaciones preferentes en su beneficio, de hacerlo además de manera continuada y de mantener desinformados a los ahorradores afectados.

Las entidades "incumplieron" la Ley de Mercado de Valores, dice sin ambages el informe, que incluso cita específicamente los artículos violados: se trata sobre todo de una parte del artículo 70, que regula los "conflictos de interés", pero también otras partes de la legislación. No fue cosa de un error o de una racha: las prácticas presuntamente ilegales se dieron "de forma no aislada o puntual", certifica la CNMV, que es otra forma de decir que se trató de algo permanente y sistematizado.

 

Este informe ve la luz en un momento crítico para los afectados por las preferentes en este banco, que tienen que decidir si acuden al proceso de arbitraje, canjean sus preferentes por las acciones de la entidad, con la quita correspondiente que ya les ha anunciado el Banco de España o, directamente, se van a los juzgados.

El concepto sobre el que giran todas las irregularidades es el de "valor razonable". El informe tiene claro que las cajas y Bankia ofrecían preferentes a sus clientes más modestos a precios "significativamente superiores" al "valor razonable", es decir, al valor que habrían tenido si la operación se hubiera realizado entre clientes directamente en un mercado abierto para este tipo de productos, que de hecho existe. Para pequeños clientes, las entidades fijaban ellas mismas el precio con sistemas informáticos de cada caja diseñados para que la banca siempre ganara, para que el cliente vendedor siempre quedara satisfecho con su especulación y para que el que comprara no supiera en lo que se había metido.

Los números no dejan lugar a la duda. La CNMV revisó unas 65.400 operaciones de compraventa de participaciones preferentes, desde junio de 2010 hasta noviembre de 2011. Como estamos hablando de clientes "minoristas", es decir, pequeños ahorradores que no se dedican a comprar y vender productos financieros sino que hacen una inversión puntual de sus ahorros, cabe pensar que cada operación pertenece a un cliente diferente. El informe habla por tanto de los ahorros de decenas de miles de personas, que invirtieron entre todos alrededor de 685 millones de euros en este producto. La pérdida media posible para estos inversores sería de 2.600 euros por operación, aunque hay diferencias abultadas entre unas emisiones y otras, así como entre una misma emisión en diferentes fechas.

 

 

Diferencia entre el precio y el valor de las preferentes
 

Cojamos como ejemplo una de las emisiones de preferentes más voluminosas que analiza el organismo, la que tiene el número de serie ES011537021. Se realizan 28.044 operaciones con un importe invertido de alrededor de 340 millones de euros. Las pérdidas estimadas para esta serie oscilan entre los 95 y los 124 millones de euros. Para los clientes de esta emisión que acudieron a comprar en agosto de 2011, las pérdidas pueden llegar hasta rozar los 5.700 euros por persona, cuando un año antes apenas superaban los 2.100 euros.  Además, en algunas emisiones, el organismo regulador hace más ejercicios para calcular impacto negativo, tomando como criterio una simulación de los clientes que acudieron a un canje y con el precio de referencia de las acciones de Bankia en ese momento.

La situación de los inversores en preferentes de Bankia es especialmente delicada por dos circunstancias que se recogen en el propio informe. En primer lugar, porque cuando muchos de ellos se arriesgaron a comprar estos productos, conocidos en el argot financiero como híbridos, Bankia aseguraba tener unos beneficios de 321 millones de euros. En cuestión de semanas, los resultados de que fuera la gran caja madrileña, se dieron la vuelta y reflejaron unas pérdidas de 4.370 millones de euros. En el propio informe se refleja que la CNMV tuvo que rehacer los cálculos ante un cambio tan drástico de las cuentas.

Además, el posible canje de las preferentes por bankias hará desaparecer, prácticamente, la inversión del preferentista. Como ya es conocido, Bruselas y el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria, FROB, el brazo armado del Estado que es de facto dueño del banco, valoraron cada título en 0,01 céntimos. En definitiva, la situación para el comprador se agrava, porque además de comprar a un precio injusto su inversión se ha convertido en un cúmulo de papeles de muy bajo valor en el presente.

El Estado ha fijado que la quita media para los inversores que decidan canjear sus preferentes por acciones de Bankia será del 38%. Una media que en algunos casos está en línea con el sobreprecio que la CNMV ve que se pagó en su momento por estos productos.

 

Sistemas internos, opacos e irregulares

 

El precio al que el cliente compra la preferente quedaba fijado, según denuncia el informe, a través de un sistema informático propio de la entidad: una especie de Intranet de preferentes, que cuadraba la oferta y la demanda dentro de la propia entidad para mantener el precio. Bancaja y Caja Madrid reconocieron ante la CNMV que utilizaban ese sistema interno para mantener los precios dentro "un margen" de "más/menos dos puntos". Es decir, para que el que compre preferentes nunca pague mucho menos de lo que pagó el que se las vende. "En todos los casos", dice el informe, se vendieron preferentes por un valor que no tenían. Se hizo de forma masiva.

 

Si la comercialización de estos productos se hubiera quedado en el perímetro de los inversores mayoristas, no se hubiera producido esta situación ya que este tipo de clientes tienen la capacidad y los canales para cruzar por sí mismos estos productos y formar un precio de mercado. Pero la necesidad de liquidez de las cajas, que se encontraban con una fuerte sequía de crédito, forzaron a sus responsables a salir a pedir a los minoristas liquidez mediante estos productos incomprensibles para la mayoría de ellos. La promesa de una alta rentabilidad y la confianza en la caja de ahorros de toda la vida convencieron a muchos de ellos.

 

La mayoría sufre y una minoria gana. No se dice una, ni dos, sino varias veces en el informe. "Se observa un claro conflicto de intereses entre los clientes que compraban las emisiones y los que las vendieron" porque "los compradores se veían perjudicados comprando al 100% títulos cuyo valor razonable era sensiblemente inferior, mientras que los vendedores se veían beneficiados al realizar la operación inversa".

Concentración de clientes de Caja Madrid frente a la Audiencia Nacional durante la declaración de su vicepresidente, José Luis Olivas, este miércoles (Juan Luis Sánchez)

Concentración de clientes de Caja Madrid frente a la Audiencia Nacional durante la comparecencia de los imputados del Caso Bankia (Juan Luis Sánchez)

Bankia no hizo nada para remediar todo este desaguisado porque, de hecho, el sistema le beneficiaba al mantener el negocio sin alteraciones. Contra lo que dice la ley y contra el criterio de la CNMV, las entidades no comunicaron este conflicto de intereses a sus clientes. Las entidades mantuvieron el rumbo y fueron matizando su comportamiento sin avisar a los afectados para evitar, dice el informe, "posibles reclamaciones", que se desatara una crisis "reputacional" (sic) o que hubiera "pérdida de clientes". Es decir, el informe ayuda a comprender que Bancaja, Caja Madrid y Bankia operaron irregularmente y no lo comunicaron para no comprometer su futuro, que pasaba, entre otras cosas, por su fusión y la posterior salida a Bolsa, en julio de 2011.

El documento en poder de eldiario.es está elaborado por el departamento de Supervisión de la Dirección General de Entidades, va firmado por sus directores y tiene fecha de febrero de 2013. En él se insta a que la CNMV elabore un "dictamen de legalidad" y que se abra "un expediente sancionador" a Bancaja, Caja Madrid y Bankia. El informe se eleva, con todos los datos recabados en los últimos años, al Comité Ejecutivo de la CNMV, al frente del cual está la presidenta del organismo, la exdiputada del PP y exministra de José María Aznar, Elvira Rodríguez. Durante el tiempo en el que tuvieron lugar los hechos que se constatan en el informe, el Gobierno de España lo ejercía el PSOE, el control político de las cajas de ahorro de Madrid y Valencia pertenecía al PP y la dirección de Bankia la ostentaba Rodrigo Rato. Hoy el equipo directivo de Bankia ha cambiado por completo y la entidad ha sido rescatada con fondos públicos.

No hay constancia pública de que ni el actual ni el anterior equipo del Ministerio de Economía ni de la CNMV haya denunciado los hechos más allá de las comunicaciones internas con las entidades, a las que se advirtió en al menos dos ocasiones para que corrigieran una conducta calificada por la dirección de Supervisión del organismo como ilegal.

 

Cronología

Ni las entidades ni los responsables públicos del control financiero pueden alegar cambios de criterio entre el momento de la venta de preferentes y hoy. La anterior dirección de Bankia tampoco puede alegar que no fuera consciente de esta situación irregular en su salida a Bolsa, en julio de 2011. Una cronología de las comunicaciones entre la CNMV y las entidades recogidas en el informe ayuda a comprender el impacto del mismo.

Junio de 2010. La CNMV publicó una comunicación al sector bancario advirtiendo de las "malas prácticas" que podrían estarse dando en el sector y que son las mismas por las que ahora cuestiona la legalidad del proceso. En esa misma carta, la Comisión avisa de que se reforzarán "las tareas de supervisión" para evitar irregularidades "tanto en las emisiones en circulación como las que se vayan a emitir en el futuro". Esta advertencia no acaba con las "malas prácticas", y de hecho la práctica totalidad de las operaciones recogidas en el informe son posteriores a esta fecha.

Marzo de 2011. Se presenta el nombre comercial Bankia, con el que empiezan a operar las cajas de ahorro ahora integradas en el banco.

Abril de 2011.  La CNMV se decide a realizar una revisión del mercados de preferentes y el 4 de abril de 2011 solicita oficialmente información a Caja Madrid y Bancaja (entre otras) sobre cómo lo están gestionando. En esos requerimientos, la CNMV vuelve a insistir: se ha detectado "la existencia de mecanismos internos" que "no dan una respuesta adecuada a los conflictos de interés que tales operaciones plantean". El órgano público pide el detalle de las operaciones. Las cajas responden en menos de 15 días con el desglose de operaciones, que se sometieron a revisión.

Julio de 2011. Bankia sale a Bolsa. 

Octubre de 2011. Seis meses después, con los resultados en la mano y con indicios claros de irregularidad, el director general de Entidades de la CNMV le escribe directamente al secretario del Consejo de Administración de Bankia para que tome medidas "inmediatas y efectivas"; ordena que se detenga "a partir de este momento" la venta de participaciones preferentes o deuda subordinada "a precios significativamente alejados del valor razonable"; constata de nuevo que la entidad "mantiene sistemas internos (…) que no gestionan adecuadamente los conflictos de interés existentes"; y finalmente cita el artículo 79 bis de la Ley de Mercado de Valores y el Real Decreto 217 de 2008 para apuntar otra irregularidad: la falta de "información periódica" a los clientes sobre el problema y el valor actualizado de su participación.

La CNMV pide una respuesta satisfactoria en 10 días hábiles tras la recepción del escrito, enviado el 13 de octubre. Bankia no responde hasta el 11 de noviembre, casi un mes después.

Del 13 de octubre al 11 de noviembre. Desde que la CNMV ordena parar la compraventa manipulada de preferentes hasta que Bankia efectivamente se compromete a hacerlo pasan 28 días. Durante ese mes se siguieron realizando operaciones, aunque se empezaron a ajustar los precios a lo que la CNMV considera "el valor razonable". Bankia sabía que las condiciones del mercado variarían en pocos días; sus clientes, no.  

Noviembre de 2011. Bankia comunica a la CNMV que "va a paralizar" con "carácter inmediato" el uso de sistemas internos para la compraventa de preferentes posteriores a enero de 2009. El secretario del Consejo de Administración de Bankia se excusa ante la imposibilidad de hacerlo de un día para otro: cada caja de ahorro integrada en Bankia, admite él mismo, tiene un sistema informático diferente para el case de preferentes.

Febrero de 2012. Bankia y CNMV intercambian correos electrónicos entre directivas. Programan la aplicación de las medidas para las siguientes semanas y meses.